Gafas

10 consejos sobre “Cómo limpiar tus gafas”

Todos sabemos que lo tenemos que hacer, pero muchas veces, los que usamos gafas, reconocemos a la gente por el olor. Si. No intentes engañar a nadie. Yo la primera.

Suelo limpiar las gafas cada vez que me las pongo por la mañana, peeeero, puede ocurrir que me levante después de esos “5 minutos más” (que pueden haber sido 10…) y me ponga las primeras que pille, a la carrera y no las limpie.

Normalmente me doy cuenta de que no veo absolutamente nada cuando llego al trabajo y abro el ordenador 👩🏼‍💻

giphy

Aquí dejo estos 10 consejos para limpiar tus gafas ☺️

Usa gamuzas de microfibra

Generalmente, las gafas (tanto de sol como de graduado) vienen en un estuche estupendo. Dentro, normalmente viene un “trapito” envuelto en plástico que suele ir siempre al cajón con la enorme funda que nos dan. ¿Me pasa solo a mí o siempre uso la funda más vieja que tengo?

Bueno, ese “trapito” es una gamuza de microfibra, especial para limpiar las lentes de tu gafa. ¿Por qué son especiales? por el material del que están hechos y por que “miman” los cristales de tu gafa. Por eso, deberías limpiar siempre tus gafas con ellos.

Suelen venir en colores claritos, pero ¡eh! no pasa nada. Una vez estén sucios, se pueden lavar. No limpian por llevar ningún tratamiento: es por el material.

Yo lo que hago es meterlos en los bolsillos de los vaqueros cuando los meto en la lavadora, así no se pierden (mi lavadora absorbe cosas, no sé las vuestras) y siempre están limpios.

Busca una funda de gafas antigua por casa: seguro que dentro hay uno sin estrenar.

giphy (1)

Utiliza agua y jabón neutro

Esto es una cosa muy de madre, pero es totalmente cierta, ¿cómo quedan bien las gafas? pues hija, con agua y jabón (neutro, por favor).

La cara suele ser una zona en la que tenemos mucha grasa, además del sudor. Además, con cremas, maquillajes, etc las gafas están expuestas a agentes externos que las pueden ensuciar más que cualquier otra cosa, y ¿no las limpiamos? ¡¡Mal!!

Mételas debajo del grifo. Sin miedo. Coge el jabón neutro que tienes en casa (de las manos, por ejemplo) y quítale esa película que se le forma a los cristales y que llevas esparciendo media hora.

Una vez hecho esto, déjalas secar un poco y termina con tu gamuza.

Yo cuando lo hago ¡veo la vida de mil colores!

¡Nunca uses papel higiénico!

El papel viene de la madera y la madera de los árboles. Vamos, que no uses papel para limpiar tus gafas. No papel higiénico. No servilletas (y menos las de bar). Nada que sea de celulosa.

Puede ser que las primeras veces que las limpies con un “clinex” se queden estupendas, pero, no te engañes: están exfoliando tus cristales y quitándole capas de tratamiento. Con el tiempo, acabarán opacas.

Di ¡NO! a las toallitas para “limpiar cristales”

Existen ciertos productos para “limpiar cristales” que son toallitas (de celulosa) mojadas.

Al ser “papel” erosionan la superficie de la gafa, como comenté antes. Estas toallitas deben utilizarse para otro tipo de “cristales” véase, dispositivos electrónicos , mi ordenador después de una semana sin limpiarle la pantalla, la tele de la cocina, etc.

Debemos tener en cuenta cuál es su uso, y solo usarlas en caso de emergencia.

Usa el limpiador que te den/vendan en la óptica

Los limpiadores que te dan en la óptica llevan productos que no dañan las lentes. Suelen ser productos sin alcohol ni amoniacos que limpian los cristales, pero no erosionan la lente.

Olvídate del vaho, gracias.

Aquí no voy a entrar, pero me parece una guarrada. Luego te las pones en la cara.

Hasta aquí mi alegato.

Tu camiseta no vale, asúmelo

Con una camiseta de algodón, podría funcionar ( y si es blanca y llevas maquillaje, vas a descubrir que llevas un precioso Picasso nuevo en ella).

Pero con el resto de tejidos…⚠️ Puedes arañarlas, dependiendo del material de los cristales. Pero suponiendo que sea un tejido súper estupendo y no arañe, estarás repartiendo la suciedad por toda la gafa en círculos concéntricos, hasta el infinito y más allá.

 Sujeta bien la gafa

Esto ya es limpiar las gafas en modo experto, pero os lo cuento igual.

Para coger la gafa al limpiarla, y no deformar la montura, la técnica es sencilla: agarra con el dedo pulgar en el puente y el índice en el codo (donde empieza la varilla)

(Haré un mini video explicativo de esto, porque veo que ni yo siguiendo la frase, me entero) pero dejo foto (que me acabo de hacer según lo estoy escribiendo) (#LasBloguerasSomosAsí 💁🏼)

Como limpiar las gafas

Si tiene arena de playa, pásala primero por agua

Esto es algo muy importante. Ir a la playa supone directamente pasar tus gafas por debajo del grifo con el agua fuerte. No a presión, pero con alegría.

¿Y si no tienen arena? ¡Correcto! Puede parecer que no tengan, e incluso si has estado en una playa de rocas, es casi imposible, pero ¿y el salitre? se pega a las lentes. Por eso, si después de pasar un día en la playa, coges una toallita y limpias tu gafa, incluso cogiéndola como lo hago yo, con esa técnica depuradísima, ¡¡¡se te van a arañar!!!

Es sal. Y la sal araña.

Cuando las hayas lavado, sin nada más que con agua (debajo del grifo) déjalas escurrir y después límpialas con agua y jabón.

Cambia las plaquetas

Si tus plaquetas están sucias, no insistas, puedes ir a cualquier óptica y te las cambiarán, son piezas de silicona y tienen una vida. Déjalas ir en paz.

Creo que no hay cosa más horrorosa, que ver a alguien con las plaquetas negras. Yo soy bastante quisquillosa ¡¡lo asumo!! pero pfffffff.

Bueno, si después de esto no limpias tus gafas bien, es por que estás leyendo esto con ellas sucias y te estás enterando de poco 😝

En realidad, estos consejos son los que te darían en cualquier óptica y les preguntases. Pero ¡eh! ¿Tienes algún truco que a mi se me ha pasado?

¡¡Cuéntamelo!! 🙃

Anuncios
Gafas

Por qué tenemos solo unas gafas graduadas

(He de dejar claro, desde la primera palabra, que nadie me paga por este post y que es algo que pienso yo y que seguramente comparta con mucha gente. Que no tengo una óptica y que no voy a cobrar por esto) 

  1. Son caras

Desde hace muchos años, las gafas han sido un producto que hemos percibido como caro. Pero no es cierto. Y os lo voy a argumentar rápidamente:

Unas gafas graduadas, de firma, con unos cristales monofocales (miopía, hipermetropía o vista cansada) con antirreflejante, pueden costar, a día de hoy unos 150 euros (aproximadamente). Si nos fijamos en este precio, de verdad ¿nos puede parecer altísimo para algo que llevamos en la cara, se nos ve antes de que nos reconozcan, y que llevamos el 99% de nuestro tiempo fuera de casa? 

La respuesta es NO. Un no rotundo.

Tenemos, cómo mínimo 6 pares de zapatos, y en cuanto a nosotras, no quiero hablar de los bolsos. Podemos juntarnos con más de 5 gafas de sol y ¿solo tenemos unas gafas graduadas?

Si tu excusa es que son caras, la respuesta sigue siendo NO.

Una gafa graduada de 150 euros, que usas TODOS los días, que te ayuda a ver (¿hola?) y que además, forma parte de ti (la llevas en la cara), durante ¿cuánto tiempo? todo el día, no es cara.

Vamos a pensar que usas la gafa durante un año, y que cada día 2 de Enero (el día 1 está todo cerrado y no puedes ir a por tus gafas, que es Año Nuevo 😁) es cuando compras tus nuevas gafas. Si el coste de las mismas es de 150 euros, tu gafa, te cuesta al día 0,41 céntimos de euro (¿asumible no?)

Obviamente, estamos hablando de un precio estándar, de una marca de gafas, posiblemente de firma, o colecciones independientes, con buenos cristales y (siempre) con antirreflejante.

Sólo tenemos unas gafas porque las personas que somos dependientes de ellas, tenemos la idea preconcebida de que son, no solo caras, si no un artículo de lujo. Es por eso que o nos vamos a las gafas baratas, y eso, normalmente, suele ser un error, o esperamos hasta que se nos rompen para ir a comprarnos otras (lo cual es un error, aún más grande si cabe)

Las gafas, no son un artículo de lujo: son una necesidad.

2. No las necesito

Cuando tienes gafas, no piensas en que un día se pueden romper. Somos así. Pero se rompen. Lamento decírtelo así, pero sí. Tienen fecha de caducidad.

Pero ¿qué pasa el día que se te rompen?

Vamos a dar por hecho que eres una persona que sin gafas se puede defender (porque tu graduación no sea muy alta) pero aún así, ¿puedes pasar más de tres días sin gafas?

Si solo tienes unas gafas, y se rompen, las pierdes, o vete tu a saber: tienes un problema. Ese problema tiene fácil solución: no teniendo solo unas gafas.

Imagina por un segundo que solo tiene unos zapatos, y que sales a la calle y el zapato del pie derecho se rompe (nunca he roto un zapato. Sandalias, unas cuantas, pero zapatos, no) ¿Qué haces? Tienes que buscar una zapatería urgentemente y comprarte unos zapatos, que puede ser incluso que no te gusten, pero ¡bahhh! ¡Necesito unos zapatos ya!

¡¡ERROR!! 🤓

Si tuvieras dos pares de zapatos, podrías llegar a casa, ponerte ese par de zapatos que guardas, y ponértelos en ese momento.

3. No quiero

Es posible que pienses que no quieres tener otro par de gafas en el cajón. Pero ¿estás segur@? Por que ¿para qué? ¡No me convences Nat!

Generalmente, las gafas, son lo primero que rompen los niños, lo que se cae en cualquier caída. Y ¿venga? si te haces unas gafas con motivos de leopardo y quieres ponerte ese vestido de cebra ¿qué eres? ¿La reina de la selva?

No-todo-pega, y yo, soy muy de pegar. No estoy diciendo que haya que ir conjuntad@ con las gafas también, pero ¡se puede!

 

Bromas aparte, yo sigo con mi cruzada para que todo el mundo tenga (mínimo) dos gafas. Busca y encuentra las que más te gusten. No te gastes más dinero del que quieras ¡seguro que hay otras más baratas que te encajan!

Pero sobre todo piensa una cosa ¡¡¡LAS LLEVAS EN LA CARA!!!